Organizaciones aseguran el Estado gasta más dinero en exoneraciones que en inversión pública

 

Desde el 2012 hasta el 2016 es evidente un creciente desbalance entre la intervención pública del Estado y las acciones canalizadas por la vía del fideicomiso

Santo Domingo– Las Organizaciones que conforman la campaña Casa Ya, articulada desde Foro Ciudadano, aseguran que la sectorial vivienda recibe solo las migajas de la riqueza nacional y que las exoneraciones destinadas al sector privado supera la ejecución financiera del INVI.

El monto de las exoneraciones destinadas solamente al sector privado en los últimos tres años asciende a los RD $ 4, 214, 673,499.49, una cifra muy próxima a la que se invierte en el sector Público a través del INVI (RD $ 4, 515, 617,490.77). Al sumar las exoneraciones destinadas al sector privado y las que van hacia la alianza público-privada el monto total supera la ejecución financiera del INVI, unos RD $ 554, 058,453.97, lo que evidencia una gracia por parte del gobierno al sector privado.

El grupo asegura que una de las tareas a atender en el próximo año fiscal es el cierre a la brecha entre estas dos variables, para inclinar la balanza en favor de lo público. “Entre el 2002 y el 2010 el déficit cualitativo aumentó a un ritmo de más de 15 mil viviendas por año y el cuantitativo en más de 22 mil, por lo que es necesario un aumento en la inversión”. Este aumento debe significar una debida atención a las carencias cualitativas, que conforman la gran magnitud del déficit total, añaden.

Según estadísticas presupuestarias de la DIGEPRES, en los últimos 20 años la inversión en la problemática habitacional no ha logrado alcanzar ni el 1% del PIB.  Resulta paradójico que en llamado “año de fomento a la vivienda” no haya un solo proyecto habitacional dentro de los programas prioritarios y protegidos, evidenciando un divorcio entre la intencionalidad expresada y lo que se plasma en el presupuesto de cada año, aseguran.

De igual forma, el grupo asegura que la programación física en materia habitacional entre el 2015 y el 2016 se hizo a espalda de las pautas del Plan Nacional del Sector Público.  En el caso del 2015 se esperaba la construcción de 6,205 viviendas, el INVI como unidad ejecutora en esta materia programó inicialmente 2,288, monto que no llegó ni a la mitad, ejecutando solamente 1,168; es decir el 19% de la meta fijada.

 En el 2016 se planteaba originalmente 4,111 viviendas en el plan plurianual, sin embargo, las programaciones del INVI priorizaron terminar las 1120 viviendas del 2015 que quedaron en proceso. Por lo tanto, la programación en vivienda para el 2017 tendrá que asumir los déficits que se viene arrastrando en vista de paliar los efectos de la carencia habitacional.

El colectivo espera que los proyectos habitaciones de interés público estén contemplados dentro del listado de programas protegidos y prioritarios del año próximo, a los que, por ley, habría que darles prioridad en la ejecución y ¨blindar¨ sus apropiaciones presupuestarias para que no puedan ser transferidas ni reducidas en el presupuesto del año entrante.

Deja un comentario